Reflexiones – verano 2015

Sobre la retirada del armamento y los acuerdos de Minsk
Novorusia ha anunciado una retirada unilateral de las armas pesadas en cumplimiento de los acuerdos, a despecho de que Ucrania no haya cumplido sus compromisos.
La retirada de las armas pesadas de menos de 100mm de calibre la línea del frente es un ardid. Se supone que la artillería pesada ya se debería haber retirado según los acuerdos de Minsk.

No es una capitulación por parte de los novorusos ni una concesión a cambio de nada. Tácticamente lo que hace es retirar 3 km del frente esas armas: tanques, blindados y morteros, pero siguen estando a distancia de intervenir, las retiran de la observación directa del enemigo y por tanto se sustraen al fuego de la artillería enemiga.

De esta forma, en caso de un ataque enemigo, el bombardeo cae en posiciones desocupadas.

La desventaja es que el enemigo puede simplemente avanzar y ocupar las posiciones abandonadas, o que sólo están defendidas por avanzadillas.

Pero los ucranianos no lo han hecho porque recelan de una trampa. Al avanzar saldrían a campo abierto , fuera de la protección de sus fortificaciones y entrarían en zonas batidas por la artillería, los morteros y las ametralladoras novorusas, que tendrían todos los datos de tiro calculados para disparar contra esas áreas, lo que se llaman “fuegos previstos”.

Políticamente, esto es una jugada que pilla con el pie cambiado a Poroshenko. Los novorusos demuestran a todo el que quiera escucharles que ellos han cumplido con su parte de los acuerdos de Minsk, y esto hace que Rusia presione a Francia y Alemania para que presionen a su vez a Ucrania.

Hoy Poroshenko ha anunciado que van a firmar un acuerdo y empezará la retirada del armamento el 3 de agosto y que durará diez días. Incluso dicen que se va a levantar el bloqueo del Donbass permitiendo el comercio.

¿Significa esto una tregua de verdad y una solución negociada a la guerra?

En mi opinión ni remotamente. El problema es la parálisis de la política ucraniana. Aunque Poroshenko quisiera firmar la paz, esto sería equivalente a admitir la derrota. Las mínimas concesiones de los acuerdos de Minsk son anatema para los nazis ucranianos.

Poroshenko no tiene más salida que la huida hacia delante, prolongar la guerra y esperar una hipotética ayuda americana.

El régimen ucraniano no puede ganar la guerra. No puede hacer la paz. Continuar con la guerra de desgaste también desgasta a la junta.

La solución obvia sería lanzar una ofensiva que ler permitiera lograr alguna clase de victoria, y luego sentarse a negociar la paz en términos favorables, pero ese ataque sería suicida ya que permitiría a los novorusos contraatacar a su vez y cuando menos recuperar más territorio, o incluso, provocar el desmoronamiento del ejército ucraniano.

Si la junta ataca, nada impedirá a los novorusos devolver el golpe, y esta vez Alemania no podrá salir al rescate como en febrero, porque Ucrania sería la culpable de romper los acuerdos. No habría entonces un tercer acuerdo de Minsk si no un armisticio cuyas condiciones vendrían dictadas por las líneas del frente en el momento de la firma.

Los mandos ucranianos realistas saben esto. Saben que la guerra no se puede ganar. Sólo luchan por no perder más territorio. Saben que la guerra de desgaste y el tiempo juegan en su contra, y que el frente actual es insostenible, y la única posibilidad que tienen de evitar su colapso es retirarse hasta el Dniéper y entonces obligar al enemigo a luchar “por Ucrania”, esto es en territorio propio, donde la población sea adicta, lo que les daría alguna posibilidad de éxito. La esperanza que tienen es que con el tiempo y ayuda americana puedan reconstruir el ejército y tengan posibilidades de reconquistar Donbass como hizo Croacia con la Krajina.

Pero una retirada , aunque militarmente sensata, sería una derrota política, y permitiría a Novorusia consolidarse. Sería la división de Ucrania de facto.

No se ve el final. La junta prepara otra movilización en septiembre. Los novorusos siguen con el adiestramiento y encuadramiento de sus fuerzas para crear un ejército capaz de operaciones móviles. Ninguno de los bandos ha empeñado todavía su fuerza principal ni su masa de maniobra de unidades acorazadas, ni siquiera durante las batallas de invierno.

Fuentes en las que me he basado, en inglés:

Zakharchenko, Deinego and Pushilin have set a trap for Poroshenko | The Vineyard of the Saker

The Second Summer of War – Fort Russ

__________________
Anuncios

7 thoughts on “Reflexiones – verano 2015

  1. Tu análisis es muy acertado, Kiev trata de ganar tiempo, pero las bajas sufridas en los ataques de desgaste están minando su moral. Si añadimos que los batallones de Sector Derecho están en rebeldía y actúan por su cuenta, cualquier intento de Kiev de una salida negociada puede ocasionar una guerra interna en Kiev.
    Una ofensiva seria su canto del cisne, posiblemente serian derrotados y tendrían que firmar un armisticio en pésimas condiciones. Podría darse entonces una sublevación en otras regiones que ahora controlan a duras penas. En resumen su derrota completa
    En esa situación no creo que USA intervenga para salvarlos, negocio ruinoso.

    Me gusta

  2. U.S.A. sabe de sobras que le es imposible armar a Ucrania para continuar la guerra por Donbass por dos razones: una por la respuesta en paralelo rusa y dos porque la derrota del ejército ucraniano es absolutamente segura en el tiempo y por tanto todo el material bélico caería en manos novorrusas que serviría para luchar por el resto de territorios que se alzaran contra Ucrania.

    Es más U.S.A. está jugando, muy sabiamente, la entrega militar del 40 por ciento del territorio de Ucrania para convencer a las naciones europeas más hostiles al incremento de su armamento en la OTAN y justificar un ataque preventivo de ésta contra Rusia, tras su provocación bien en los países bálticos bien en Rumania.

    Crisoldeltiempo.

    Me gusta

  3. Potximu moyi komentarii net? Moghno popular, shto tut shto-to ne to???
    Per què no hi apareixen els meus comentaris? Tot això fa una oloreta una mica estranya, oi?

    Me gusta

  4. Zhukov muy acertados tus comentarios y la visión sobre el futuro inmediato . Sigo pensando que cualquier negociación que no incluya independencia no seria del todo acertada luego de tanta violencia las heridas no sanarían fácilmente . Se que enfrentar una guerra abierta seria imposible para los nuevorusos pero no seria justo que se quedaran formando parte de una nación que los trato de masacrar

    Me gusta

  5. Como siempre excelente observacion Zhukov, que seria de mi curiosidad sobre este tema sin gente como tu!!
    En agosto/septiembre algo se va a cocer, y estando USA detras me da a mi que algun atentado o similar para romper acuerdos y sigan con su venta de armas y sendos rescates a la banca Ucraniana, dicen que es una ruina pero nada mas lejos de la realidad, suelos agricolas(en manos de empresas de USA y Canada) , armas y créditos con íntereses conmensurables.
    Para ellos es un negocio perfecto, la diplomacia les suda el pie por ahora solo quieren que siga esta masacre.
    Gran blog se agradece

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s