Confrontación Rusia-Oeste en 2018

Saludos lectores,

Me propuse en este blog escribir sólo sobre el tema de la guerra, pues para los análisis geopolíticos y económicos hay otros sitios y mucho mejores. También prefiero escribir sólo cuando hay algo que contar, y no acabar como muchos blogs temáticos que víctimas de su popularidad, acaban escribiendo de cualquier cosa.

No obstante, en una guerra es inevitable referirse al contexto político, y creo que este análisis de un diario ruso de temas económicos, Kommersant, es un buen resumen desde el punto de vista ruso, de la situación geopolítica y perspectivas para el próximo año. Dentro de las limitaciones de la prensa generalista, y además enfocada a temas económicos, el análisis es bueno. He añadido mis comentarios.

Por supuesto, yo soy partidario de Rusia en esta confrontación, pero no sólo por el tema personal, si no porque creo que lo mejor para mi país es poner fin al imperialismo de la Unión Europea y la hegemonía alemana que ha sumido a España en la pobreza durante la pasada década y lleva a la destrucción de Europa, por no hablar de que las guerras que provocan los USA también nos afecta indirectamente. No es sólo Ucrania, en esta guerra también se juega nuestro futuro y nuestra prosperidad, a pesar de la distancia.

Sin más preámbulo, paso a comentar el artículo que comparto con ustedes. Lo que resulta significativo es que desde Rusia, ya se tiene conciencia que no es posible el entendimiento con el Oeste y la confrontación es inevitable. No es sólo la opinión de un periódico, es que recoge las previsiones del propio gobierno ruso.

2017-12-18

Los expertos rusos pierden la esperanza de cooperar con los EE. UU. En el futuro previsible

A disposición de Kommersant estaba el informe del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales (INF), que se publicará esta semana. Describe las principales dificultades que enfrenta Rusia en política exterior en 2017 y las posibilidades de su solución, ya en 2018. Al mismo tiempo, si en el caso de EE. UU. Solo hablamos de “gestionar la confrontación”, entonces con la UE, las cosas son mejores; los expertos conservan la esperanza de una “cooperación selectiva”. Los autores del informe llaman a las claves de acercamiento con Bruselas “incluso un progreso mínimo en el tema ucraniano” y un diálogo constructivo sobre ciberseguridad. Sin embargo, estos mismos temas pueden empeorar aún más las relaciones, si las negociaciones fracasan.

Comentario de Zhukov: El problema de fondo es que el enemigo no es sólo USA, sino también Alemania y por extensión la Unión Europea. Ésta aspira a conseguir nuevas colonias económicas y a arrinconar a Rusia despojándola de socios comerciales. La amenaza económica que supone el imperialismo europeo es más insidiosa y por ello más peligrosa que la amenaza bélica de los USA.

Lo de Ucrania no tiene arreglo, si lo tuviera no habría guerra o ésta habría acabado ya. Sólo puede acabar con una derrota total de los dos bandos. O Ucrania es destruida y reabsorbida por Rusia, o cae completamente en el campo occidental y se convierte en la línea de partida para una invasión de Rusia. Y no soy alarmista ni agorero, me limito a describir que es el escenario para el que se preparan los planes de rearme y despliegue del ejército ruso , desde la recreación de las divisiones acorazadas y los ejércitos de choque, hasta volver a poner en servicio la artillería de gran calibre, muestran claramente que se prevé una guerra convencional con Ucrania como campo de batalla, en la que sea necesario no sólo masas de maniobra acorazadas si no también la ruptura de posiciones atrincheradas, sitios y el combate en ciudades, además del despliegue de centenares de miles de hombres para la ocupación del territorio.

No puede haber acuerdo negociado, sólo que Alemania se harte de perder dinero y abandone la aventura ucraniana. Lo malo es que han ido tan lejos que ya no pueden retroceder. Una victoria rusa en Ucrania sería un golpe demoledor y abandonar toda intrusión en el espacio post soviético.

El informe del Tratado INF “Política exterior de Rusia: Una mirada a 2018”, preparado por un grupo de trabajo encabezado por Andrei Kortunov e Ivan Timofeev, no parece optimista. Como admiten los autores del documento de 19 páginas, no hay que esperar mejoras en las relaciones entre Rusia y Occidente. La lista de amenazas que enfrenta Moscú incluirá “el uso extraterritorial de las sanciones estadounidenses contra Rusia y sus socios extranjeros”, la “reducción de la cooperación entre la Federación Rusa y EE. UU. En las áreas restantes” y la “escalada de medidas de disuasión mutua la Federación de Rusia y la OTAN “. Además, Washington y sus aliados pueden tratar de “diluir la legitimidad del sistema político ruso” en el contexto de las elecciones presidenciales previstas para marzo, creen los autores del informe. Lo más probable es que, es que en las elecciones intermedias para el Congreso de los Estados Unidos se vuelva a hablar del “brazo del Kremlin”. Según los expertos, tanto republicanos como demócratas querrán jugar esta carta.

Sin embargo, el año 2018 traerá una cantidad de oportunidades. En el oeste, están principalmente conectados con la UE. Gracias a esto “en 2018 la tendencia de los regímenes de sanciones de” velocidad diferente “hacia Rusia puede tomar forma”, creen los autores del informe. Sin embargo, el exceso de optimismo está fuera de lugar aquí. “En las relaciones con la UE, Rusia tendrá un espacio de maniobra limitado”, dice el documento. Los expertos esperan que con Bruselas, Moscú pueda obtener una “cooperación selectiva”, especialmente si se avanza en la solución de la situación en el Donbass. Otro tema para el diálogo con la UE en 2018 será la ciberseguridad, y puede traer a la relación toxicidad tanto positiva como adicional.

El hecho es que el 25 de mayo de 2018 entrará en vigor el nuevo Reglamento de la UE sobre el tratamiento de datos personales. “Es posible que esté en conflicto con el paquete de Yarovoy, que entrará en vigor en julio”, sugieren los autores del documento. “Es muy probable que tenga como objetivo contener a la Federación Rusa, aunque puede convertirse en un canal de interacción bajo desarrollos favorables”. Incluso si no hay forma de lograr mejoras en las relaciones con Occidente, Rusia debería tratar de “manejar la confrontación”, escriben los expertos, llamándola la “tarea central” de la política exterior para 2018 en esta dirección.

La confrontación con los Estados Unidos también se dejará sentir en la región del Pacífico, afirman los autores del informe, haciendo hincapié en la crisis en todo el territorio de la República Popular De Corea. “Existe la posibilidad de que China y Rusia puedan persuadir a la RPDC de que renuncie al menos temporalmente a las pruebas a cambio de una reducción parcial de la actividad militar de los Estados Unidos, Corea del Sur y Japón. Al mismo tiempo, Washington y sus aliados no reducirán significativamente los planes de ejercicios y otras medidas del plan de defensa “, dice el documento. La cooperación con China, de acuerdo con los expertos del INF, se verá reforzada, especialmente si Pekín choca con las “acciones de sanciones de Estados Unidos”.

Yo no creo, salvo locura o estupidez, que son improbables aunque no imposibles, en una guerra contra Corea del Norte, ya ha pasado el umbral nuclear, y la histeria de guerra es interesada, obedece a intereses políticos de Washington y para que suban las acciones de los fabricantes de armas. Tarde o temprano tendrán que admitir que no hay una solución militar y que el bloqueo ha fracasado.

Los autores del informe creen que el conflicto en Ucrania seguirá siendo el tema central del espacio postsoviético. En particular, la cuestión del despliegue de fuerzas de paz en el Donbass se convertirá en “el tema de una feroz negociación de diplomáticos”

Comentario: Es puro teatro para ganar tiempo y aparentar a los europeos que se está dispuesto a negociar. A Berlín no le interesa acabar con la guerra, ni cumplir nada de lo que promete. Y a Washington menos todavía. Si se quisiera poner fin a la guerra de verdad, se podría haber logrado en otoño de 2014.

La situación política se complicará en Ucrania, pero no deberíamos esperar un “escenario de crisis de desintegración”, al menos en 2018.

Creo que tienen razón, con reservas, pero las dictaduras se derrumban muy rápidamente cuando se resquebrajan los pilares que las sostienen. A Poroshenko se le acaba el tiempo y debe pasar a una dictadura proclamando el estado de emergencia antes de las elecciones de 2019, si quiere seguir en el poder.

No se puede esperar ya el colapso del régimen ucraniano, se ha sostenido estos años gracias a la ayuda occidental y la debilidad de la sociedad ucraniana y ha demostrado ser sorprendentemente estable. De todas formas Poroshenko ya ha perdido el favor de USA y durará hasta sus pretorianos cambien de bando y apoyen a otra facción.

En cuanto a los aliados de Moscú en el EEE, para preservar relaciones armoniosas con ellos, es necesario crear un “modelo de desarrollo socioeconómico y político que sea atractivo para los vecinos y reduzca su deseo de integrarse a otros diseños geopolíticos o geoeconómicos“. Los expertos lo recuerdan en relación con el hecho de que en 2018 el acuerdo de cooperación entre Bruselas y Yerevan entrará en vigor y la ratificación de un acuerdo similar con Astana terminará. Pero hablar de esto como un desafío sería una exageración: los autores del informe consideran posible “elaborar modelos de una combinación de interacción no conflictiva con la UE y el EEE”.

Kirill Kriv


Los autores del ingenuos si de verdad piensan lo que escriben, y creo que es más una manifestación de deseos que un informe realista. Aunque una cosa son los informes públicos, y otros los secretos, y los verdaderos designios del Kremlin son inescrutables.

Desde el punto de vista ruso y los coqueteos por parte de Armenia y Kazajistán con Europa son muy peligrosos, y Ucrania debería servir como escarmiento.

El sueño de un área de libre comercio “de Lisboa a Vladivostok” es sólo un sueño. El imperialismo de la Unión Europea no puede convivir con el bloque económico de la Unión Euroasiática. Primero la expansión europea debe ser contenida y su imperialismo derrotado antes de que se pueda pensar en cooperación. De hecho, los signos y las realidades geopolíticas apuntan que se abandonará la globalización y volveremos a la era de los bloques económicos competidores y aislados unos de otros, como en la Guerra Fría.

A largo plazo el reto es el desarrollo de Rusia como potencia económica y polo de desarrollo, en el espacio euroasiático.

Mi conclusión es que la guerra irá a peor. Y la confrontación se agravará. Nueva escalada bélica, o en los próximos meses antes de las elecciones rusas, o en el verano, durante el mundial de fútbol. Más sanciones a Rusia. Suministro de armas a Ucrania y posiblemente mayor implicación de USA en la guerra.

El período de congelación de la guerra ha tocado a su fin. El estancamiento no conviene a ningún bando, y el desgaste a largo plazo beneficia a Rusia. Ahora Rusia ha completado los desvíos ferroviarios, Ucrania deja de tener valor como país de tránsito para las mercancías provenientes de China. Para 2019 estará en funcionamiento el Nord Stream y el gas ruso dejará de transitar por Ucrania, por lo que perderá el valor que tenía. El inconveniente es que el brazo sur de la tenaza de los gasoductos, el South Stream, se vio frustrado, pero eso sólo tiene importancia para los europeos del sur que tendrán que buscarse la vida.

El único pero a la estrategia del Kremlin, es que la ruina de Ucrania también es negativa, porque disminuye los beneficios de su absorción y su reconstrucción será una pesada carga que Rusia no puede permitirse, al menos por ahora. Y eso sin una guerra.

__________________

Nuestra causa es justa. El enemigo será detenido. La victoria será nuestra. -V.M. Molotov, 22 Junio 1941

https://guerraenucrania.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

3 respuestas a “Confrontación Rusia-Oeste en 2018

  1. Hablando del tema de South Stream, que ya no se ejecutará… será reemplazado por Turkish Stream, que beneficiará a europeos del sur y al propio Turquía. Es un buen paso para los Rusos o se puede desconfiar a aún a los turcos?

    Me gusta

    • Es una solución aceptable, no la mejor, pero es una solución y mutuamente beneficiosa, no así para los europeos del sur. En cuanto a Turquía y el régimen de Erdogan, no le queda otra que llevarse bien con Rusia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s