Más cerca del fin de la guerra

Retrospectiva: cuatro años de guerra de desgaste

Desde la tercera tregua de Minsk en otoño de 2015  llevamos cuatro años de una guerra de posiciones de baja intensidad en la que nada ha cambiado ante el punto muerto geopolítico en el que está el conflicto y que parece no tener fin. Pero el goteo de bajas semana tras semana, , año más año, suma cifras pavorosas, es posible que ya hayan muerto tantos combatientes como en las grandes batallas del primer año de guerra, y tras tantos años de combates esa sangría es insostenible. Volviendo la vista atrás, podemos ver que los ataques ucranianos se han ido debilitando  a medida que el desgaste se acumula, lo que por desgracia alarga la guerra, al reducir las pérdidas y retrasar cualquier decisión. En el verano de 2015 aún después de la derrota de Debaltsevo el ejército ucraniano pudo llevar a cabo un gran ataque local de entidad brigada en Maryinka. Desde aquel sangriento fracaso, otro más, los ataques ucranianos se han limitado a bombardeos, tiroteos a distancia, incursiones de patrullas y algunos intentos de ruptura que nunca han pasado de tamaño batallón.  Pero recomiendo repasar entradas anteriores, 2016 fue un año terrible y muy sangriento

https://guerraenucrania.wordpress.com/2016/12/31/analisis-militar-del-ano-2016-en-cifras/

y 2017, salvo una breve tregua de un par de meses en verano por agotamiento, fue similar en promedio porque los combates de principios de año y de finales fueron muy duros,

https://guerraenucrania.wordpress.com/2018/02/11/febrero-2018-dos-anos-de-guerra-de-desgaste-balance-y-analisis/

 

Los últimos ataques importantes fueron en primavera del año pasado en torno a Gorlovka, y luego el ejército ucraniano quedó exhausto.

Sobre la ofensiva de primavera de 2018 vean las siguientes entradas

https://guerraenucrania.wordpress.com/2018/04/17/la-sangrienta-guerra-de-posiciones/

https://guerraenucrania.wordpress.com/2018/04/30/abril-sangriento-en-donbass/

 

Todavía durante el invierno con la llegada al frente de las últimas levas de reemplazo pudieron hacer los preparativos de una gran ofensiva,

 

https://guerraenucrania.wordpress.com/2018/12/07/preparativos-de-guerra-levas-reservistas-y-hospitales-para-miles-de-heridos/

 

pero al final Poroshenko desistió, por última vez, por razones que sólo conoceremos cuando se escriba la historia de esta guerra. En lo que va de este año 2019 los combates no pasan de tiroteos con ametralladoras y morteros, ante la escasez de munición, y por ello resulta notable el bombardeo de artillería de esta semana en el frente sur, que hacía mucho que no se oía el tronar de los cañones.

Con ser importantes las bajas en combate, lo que está destruyendo al ejército ucraniano es la absoluta falta de motivación de los hombres de Ucrania, salvo una minoría de fanáticos para ir a la guerra y hacerse matar por el régimen títere de Kiev en una guerra perdida ya en 2014. Ya ni siquiera la pobreza es razón suficiente para que se aliste la gente, o siquiera que permanezcan en filas.

Ya en la primavera de 2018 hacía un resumen de las pérdidas y la dificultad para reponerlas

 

https://guerraenucrania.wordpress.com/2018/04/27/la-volksturm-ucraniana-muchachos-padres-de-familia-y-veteranos-del-2014/

 

Y que llamaba la atención que ante la falta de voluntarios entre los jóvenes, el ejército del régimen tenía que recurrir a engañar a muchachos para que se alistaran o a hombres de edad madura, demasiado mayores para emigrar a otros países en busca de trabajo, o con familia a la que mantener. En esa entrada mencionaba que era significativo que los caídos en un combate en diciembre de 2017 fueran una mezcla algunos muchachos y muchos hombres maduros de más de 35 años.

Esta semana comentaba lo llamativo que era oír que había muerto un soldado de más de 45 años. Un soldado viejo es una anécdota, pero cuando esa misma semana son tomados prisioneros  tres soldados  de esa edad y uno que tenía más de 50 años puede ser un indicio de la falta de tropas que haya soldados tan viejos en la línea del frente.

Pues bien, parece que mis observaciones de la primavera del año pasado se confirman por otro analista de forma independiente. El autor, el conocido blogger de Live Journal Yuri Podoliak (Yurasumy), que eascribe para naspravdi.info al que debemos el más completo y detallado análisis militar de las fuerzas del régimen en el verano de 2015 y otros artículos, publicados en Politrussia.com, como éste:

http://politrussia.com/world/armiya-kievskogo-rezhima-239/

Pero eso es agua pasada, lo que nos interesa es el estado actual  del ejército ucraniano y si esta estéril matanza está próxima a su fin, paso a corregir la traducción automática y comentar y resumir el artículo, que confirma mis propios análisis, y lo mejor de todo, por datos de fuentes oficiales ucranianas, no meras conjeturas. Debido a mi ausencia por razones de salud este invierno no lo he descubierto hasta hoy.

 

 

El increíble ejército menguante

https://nahnews.org/1008521-oni-ne-veryat-v-osvobozhdenie-donbassa-pochemu-armiya-poroshenko-razbegaetsya-za-shest-mesyacev-vsu-nedoschitalis-10-000-chelovek

Autor: Yuri Podolyak

Traducción corregida y comentarios: Zhukov.

Kiev, 28 de diciembre.

2018 fue un punto de inflexión para  el ejército de Ucrania. Fue en la segunda mitad de este año cuando el ejército del régimen de Kiev comenzó a desbandarse, en el sentido literal de la palabra.

En seis meses, Kiev perdió tres brigadas completas

El Estado Mayor de Ucrania ha informado recientemente sobre su “éxito” en el reclutamiento de nuevos reemplazos para la guerra de Donbass. En Ucrania, sólo los militares de contrato son enviados al frente,por lo que su número es crucial para mantener la  las unidades de combate del régimen en el Donbass.

[Z: en teoría, como se ha comentado anteriormente, por informes de bajas y testimonios de combatientes, los conscriptos son enviados al frente en caso de necesidad, aunque sólo sea para cavar trincheras]

 

Así, en 2018, en las Fuerzas Armadas de Ucrania se alistaron 27.000 soldados con contrato. Esto es ligeramente inferior a los resultados de 2017, cuando casi 33.000 hombres se unieron al ejército como voluntarios y mucho menos que  en 2016, cuando Kiev logró reclutar a unas 64.000 personas.

Al mismo tiempo, el número de contratos terminados y rotos en  el ejército en los últimos años fue el siguiente. En 2016, el ejército del régimen de Kiev “perdió” 26.000 hombres. En 2017  los licenciados eran 20.000. En 2018, ya hay alrededor de 30.000 (esto todavía es una estimación de Kiev, ya que todavía no hay cifras exactas).

[Z: En el mejor de los casos para el ejército ucraniano, es posible que estos licenciamientos incluyan pérdidas como los heridos no recuperables que tengan que abandonar el servicio, pero por lo que parece de los datos revelados por el mando ucraniano, estas cifras sólo son los que  se licencian al terminar los contratos y una minoría de soldados que serán expulsados del ejército, pero no cuentan ni desertores ni desaparecidos, ni mucho menos los muertos, cuyo número real es secreto]

 

Y, muy importante, en la segunda mitad de 2018, el “reclutamiento” obtuvo sólo 10.000 personas, y casi 20.000 abandonaron el ejército durante este tiempo. Salida neta total de 10.000 personas. Y debe entenderse que la gran mayoría de las personas abandonan las unidades de combate,  ya que según los medios patrióticos de Kiev, en el verano de este año 2018 había compañías que sólo tenían 40 hombres cada una. ¿Y qué fuerza tendrán ahora?  Mientras tanto, no falta gente dispuesta a servir en puestos de retaguardia, aunque para ser asignados a ella hagan falta influencia o soborno.

En resumen:  Durante seis meses, sin contar las pérdidas de guerra, Kiev perdió el personal de hasta tres brigadas completas. Y esto es un hecho. Por no hablar del bajón en la calidad de los “reclutas” de ahora comparados con aquellos que entraron en el ejército en medio de la “intoxicación patriótica” (2014-15).

[Z: Aquí tengo que contradecir al autor. No hubo entusiasmo patriótico de ninguna clase ni siquiera en 2014, el ejército ucraniano recibió el refuerzo de unos cuantos batallones de milicias de nazis ucranianos ya fanatizados y manifestantes del Maidan, que  no llegaban al 20% de las fuerzas desplegadas por el régimen.El peso de la lucha la llevaron los soldados del ejército regular y los soldados de reemplazo del año 2014. De lo contrario no tendrían que haber reclutado a la fuerza a seis levas a las que literalmente hubo que arrastrar al frente. Y ni siquiera se llegaron a cumplir los objetivos de la recluta. En teoría movilizaron en seis levas un cuarto de millón de hombres, pero descontando 50.000 bajas en 2014-2015, y la mitad podrían ser heridos recuperables, no se observó en ningún momento de ese período  una superioridad abrumadora. De lo contrario los ucranianos no habrían perdido posiciones como el aeropuerto de Donetsk, los blocaos de la carretera de Bahkmutka, y habrían tenido reservas para evitar  la derrota en la bolsa de Debaltsevo.  La cifra total de 120.000 soldados voluntarios en 2016-2018  nos indica que reemplazaron a un número similar de conscriptos.

Si no hubo voluntarios en 2014 salvo los reservistas que se alistaron en la Guardia Nacional como mal menor para no tener que servir en el ejército, ¿de dónde salen repentinamente esas decenas de miles de voluntarios en 2016?  Es razonable por los indicios que se tienen, suponer que una buena parte de ellos fueron voluntarios de 2014 reenganchados o conscriptos a los que se coaccionó para que se alistaran como “voluntarios”. La pobreza debida al hundimiento de la economía causada por la guerra fue lo que motivó a la mayoría, como indica el autor a continuación.]

 

 

Tropa decepcionada y mal pagada

¿Por qué suedió esto? Hay varias razones. Primero, el ejército está muy decepcionado por la situación actual en el país. La frustración es mayor que en la sociedad civil, ya que es en el frente donde es más visible toda la incapacidad de la Ucrania actual bajo  Poroshenko y los soldados no están dispuestos a dar su vida o ser heridos para el beneficio personal del odiado presidente.  No creen en la “liberación” de Donbass y que permanecer en las trincheras sirva para algo. Y en segundo lugar, a cambio de todos los sacrificios y penalidades reciben una paga muy escasa incluso para los míseros estándares ucranianos de hoy.

Sí, hay muy pocos patriotas en el régimen del ejército en la actualidad. Muchos se alistaron en 2015-2016 por el dinero. Pero en  2015, la paga de 7.500 grivnas eran mucho dinero. Y en 2018, debido a la inflación está por debajo del salario promedio nacional. E incluso el reciente aumento de salario no hace que el servicio sea atractivo para los soldado.

El hecho es que la nueva política de los países de la UE para atraer los trabajadores ha abierto millones de vacantes para los ucranianos, donde en condiciones mucho más cómodas pueden cobrar mucho más dinero que siendo soldados emborrachándose y pasando peligro y penalidades en el frente. Por lo tanto, desde el punto de vista de los civiles, sólo los tontos y los desesperados se alistan

 Perspectivas para 2019

Decir que son sombrías para el régimen es no decir nada. El próximo año, aproximadamente 20.000 militares contratados en 2016, que firmaron contratos de 3 años, serán licenciados. Y también, si nada cambia fundamentalmente, muchos de los que se enrolaron en el año en curso se irán. Y esto puede dar una salida neta de soldados contratados para fines de año en 20-25.000 hombres. Y esto, teniendo en cuenta  que el número total de tropas en unidades de combate es de aproximadamente 80-90.000 personas (fuerza real, y no según la plantilla teórica)  esto convertirá la situación en un callejón sin salida …

Sí, es un callejón sin salida. No hay dinero adicional en el presupuesto de Ucrania. Para aumentar los salarios de los militares  (lo que no resuelve por completo los problemas de reclutamiento), se necesitan 30-40 mil millones de grivnas. Si no hay dinero no hay soldados, y sin reemplazos  ya no es posible evitar que el ejército pierda cohesión y se desintegre como fuerza de combate.

La conclusión

2019 puede ser catastrófico para las Fuerzas Armadas de Ucrania en términos de personal. Si los hombres se van a Europa, ¿para qué sirve el material de guerra que el régimen acumulado? En esencia, los nuevos líderes de Ucrania surgidos de  las elecciones de primavera tendrán que tomar una decisión urgente. O aumentar dramáticamente el presupuesto militar en 30-40 mil millones de UAH, o reducir rápidamente el número de brigadas listas para el combate tan pronto como el próximo año.

Pero para que esto sea aceptado y no sea visto como una traición o un reconocimiento de la derrota es necesario tomar pasos reales para resolver la situación en la Donbass. ¿Harán la paz o la guerra? Eso no puedo saberlo

Yuri Podolyak

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.