Primavera 2021: Escenarios para una guerra

A petición de los participantes de burbuja.info que me han pedido mi opinión, me resisto a darla porque no tengo fuentes de información, pero parece que después de siete años de ofensivas abortada, esta puede ser la definitiva. Lo del corona virus ha sido la puntilla.

El análisis que me parece más acertado es este, y a continuación el mío basado en los análisis rusos que me parecen mejores y más realistas,huyendo del catastrofismo y de la exaltación patriótica.

Reconozco que ya me he equivocado varias veces, pero eso pasa a todos los analistas incluso los mejores informados. Raro es el informe de inteligencia que llega a predecir correctamente el futuro. A lo más que se llega es a prever escenarios con distintos grados de probabilidad. Como mi mensaje ha tenido buena acogida en el foro, lo comparto con los lectores de este blog.

A lo más que puedo llegar yo es a recabar distintos informes y análisis y buscar un común denominador. De la guerra por ahora no hay mucho que decir, la interminable y monótona guerra de hostigamiento con bombardeos y tiroteos con todo tipo de armas, puntuada de vez en cuando con tragedias como el asesinato hace un par de días de un niño de cinco años que sólo conoció la guerra en toda su breve existencia. Esta guerra silenciosa y silenciada sigue cobrándose decenas, quizá cientos de víctimas cada mes.

Por ello, además del artículo del estimado Rostislav Ischenko al que enlazo, el único servicio que puedo proporcionarles a los lectores es un análisis geopolítico y estratégico de si es posible la reanudación de las hostilidades, su escalada y posibles consecuencias.

¿Quién parpadeará primero? Los preparativos para la guerra están completos

Кто моргнет первым? Приготовления к войне завершились

Ситуация на многострадальной Украине (без всякой иронии к стране и ее народу) складывается так, что можно констатировать – заинтересованные в конфликте, возможно, вооруженном, стороны завершили предвоенные подготовительные мероприятия, как минимум в дипломатической сфере. Дальше, либо кто-то…ukraina.ru ukraina.ru

Situación del régimen de Ucrania y perspectivas estratégicas

No hay dinero, las municiones escasean y en un par de meses, al dejar Rusia de vender combustibles, la economía de Ucrania va a tener un déficit de importaciones de derivados del petróleo del 20% que no hay manera de cubrir y forzosamente reducirá las reservas de combustible del ejército para una guerra.

El régimen de Ucrania es un peón prescindible. Los americanos no están tan locos como para intervenir en Ucrania salvo que crean que pueden lograr una breve guerra victoriosa porque Rusia no va a intervenir, o lo haga de forma encubierta e insuficiente.

El problema es que cualquier aventura militar acabará en una catástrofe. En el mejor de los casos pierden media Ucrania. En el peor, colapsa el régimen y Moscú decida que muerto el perro se acabó la rabia y las fuerzas rusas y de Dobass lleguen hasta Kiev.

Rusia quiere dejar las cosas como están y completar el gasoducto Nordstream-2 y luego Ucrania colapsará sola o con un empujón. A los USA se les acaba el tiempo.

USA no es capaz de arrastrar a la OTAN a una guerra con Rusia, no todavía, pero sí pueden forzar más sanciones y obligar a Europa a cortar lazos económicos con Rusia. El problema es que las posibles sanciones ya están agotadas y no han servido para nada. Y las sanciones que quedan y podrían hacer daño, como un bloqueo comercial, llevan a la guerra, como pasó con Japón en 1941 al sufrir el embargo de petróleo por parte de USA.

Los analistas rusos van desde los optimistas que todo seguirá hasta ahora pero algo peor, porque el perro ucraniano, aunque azuzado por su amo americano, no puede morder porque no tiene dientes, hasta los pesimistas que ven todos los escenarios malos para Rusia, tanto si ataca, como si se defiende, como si encaja los golpes.

Y eso es lo realmente peligroso, que Rusia decida que ya no tiene nada que perder. Y como señala un analista, todos los planes de agresión americanos parten de la premisa de que Rusia no hará nada más que defenderse. No han pensado que Rusia pueda dar el primer golpe. Y dados los precedente históricos de 1812 y 1941, la solución obvia es un ataque preventivo.

He leído, no sé si será verdad, que cuando la guerra de Georgia en 2008 el Consejo Nacional de Seguridadde los USA se planteó un ataque con bombas nucleares tácticas para bloquear el túnel que usaba el ejército ruso para enviar refuerzos a Abjasia y evitar así la derrota de Georgia. Por lo visto en estos años sobre la conducta cada vez más irracional de la casta dirigente americana, bien podría ser cierto. Y si es así, sería lógico que el mando ruso lo tuviera en cuenta y decidiera evitar el desgaste de una guerra convencional a gran escala con ataques nucleares tácticos contra objetivos de la OTAN en Europa, es decir, las fuerzas americanas, dándoles a los europeos la oportunidad de romper con USA para salvarse. Creo que en este escenario tiene ventaja Rusia. Los americanos son conscientes de que una represalia contra fuerzas militares en suelo ruso a su vez provocaría lanzamiento de misiles contra el territorio de USA.

A la conclusión a la que llego es que para los rusos cada vez es más tentadora la idea de convertir el cuartel general de la OTAN en Bruselas una segunda Hiroshima para poner fin a una guerra convencional o evitarla.

Suponiendo que se imponga la cordura y la sensatez porque los generales americanos no estaban preparados para una guerra con Rusia en 2014 ni ahora, aunque quizá sí en unos años, si se debilita Rusia, y según se acaba de publicar, parece que el ejército francés ya está pensando en una guerra terrestre a gran escala en unos años, contra Rusia o quizá contra Turquía, creo que se producirá una ofensiva limitada para justificar más sanciones, que el régimen de Kiev rompa los acuerdos de Minsk y tras unos pocos miles de muertos y algún retroceso territorial quede el terreno preparado para una nueva guerra, la definitiva, contra Rusia en unos años.

A las guerras se llega por errores de cálculo, se sabe cómo empiezan pero nunca cómo acaban. El análisis de los hechos permite describir las intenciones y cálculos americanos en los siguientes puntos:

– Ataque o provocación ucraniana contra Donbass o incluso Crimea. Haga lo que haga Rusia se dirá que es una agresión y USA lo empleará como excusa para meter a Ucrania en la OTAN y obligar a Alemania y el resto de Europa al bloqueo económico de Rusia.

– El error de cálculo americano es no tener en cuenta que la reacción rusa ante la falta de alternativas puede ser escoger la menos mala y asumir el coste de una guerra total para aniquilar el estado de Ucrania y aceptando el precio de la ocupación y la reconstrucción del territorio, y unos años de bloqueo económico para lograr el objetivo político de demostrar la debilidad del imperio americano y expulsarlos de Europa. Los europeos no están preparados para ir a la guerra contra Rusia y mucho menos en este momento tal como están las economías, y la pandemia del coronavirus no ha terminado todavía. Los precedentes históricos del aplastamiento de Hungría en 1956 y Checoslovaquia en 1968 darían confianza a Rusia de que esta vez USA tampoco intervendría con su ejército. Y esta vez y por el momento, gracias a las nuevas tecnologías de misiles hipersónicos, Rusia tiene ventaja en las armas nucleares, por lo que la disuasión nuclear es inútil.

Si todo el mundo fuera racional, la situación seguiría en empate, o la guerra acabaría ya ante la imposibilidad de Ucrania de continuar el conflicto. Si los responsables en Washington y Kiev fueran razonables lo dejarían ya. En cambio, la gente desesperada o irracional o simplemente estúpida es imprevisible. Los seres humanos no son computadores y no se guían por decisiones objetivas de coste beneficio si no que pueden optar por decisiones emotivas racionalizadas a posteriori, minimizar o ignorar factores contrarios a una decisión preferida, o simplemente ignorar o subestimar las capacidades y reacciones del adversario. Objetivamente el régimen títere de Kiev perdió la guerra militarmente en 2014, y aunque ha evitado las peores consecuencias políticas de esta derrota gracias al apoyo y la presión de Europa y USA, tras seis años de guerra de desgaste en que las pérdidas ya han igualado las de las derrotas de 2014-2015 no está más cerca de lograr una victoria militar, y sí cada vez más expuesto a la derrota total. No podemos prever si decidirán atacar a la desesperada ante la derrota inevitable con el tiempo, o si sólo buscan prolongar la agonía hasta que se produzca una guerra con Rusia o una intervención americana para salvarles. No sabemos qué pretende la camarilla del usurpador Bidden en la Casa Blanca, si su situación les empuja a una guerra con Rusia cuando todavía pueden ganarla o creen que pueden vencer, o si han perdido el contacto con la realidad y ya no hacen caso a los más sensatos de sus militares y asesores de inteligencia.

Tampoco sabemos qué hará Moscú. Hasta ahora por debilidad y cobardía han preferido siempre una mala paz a proseguir una guerra hasta su victoria, salvo en Chechenia y porque no les quedó más remedio. La solución mínima a la guerra en 2014 fue una chapuza y un error. No es probable que el Kremlin se vuelva a conformar con una solución de mínimos, como rechazar el ataque y dejar las cosas como están, o sólo contraatacar un poco para liberar el resto de Donbass. Una solución a medias, como liberar la mitad rusa de Ucrania, el sur y el este, para crear una Novorusia, tampoco es una solución. Significaría otra guerra y esta vez contra USA y la OTAN en pocos años.

En mi opinión, incluso una solución mínima o a medias se les irá de las manos porque provocará el colapso del ejército ucraniano y del régimen, por lo que se crearía un vacío que ocuparían los rusos. Una vez que los tanques echan a rodar, es difícil detenerlos.

También hay otra cosa que tener en cuenta, los americanos van por detrás en el rearme, pero la ventaja rusa no durará siempre. En pocos años, ya sea mediante investigación o espionaje, los americanos lograrán descubrir cómo han conseguido los rusos solucionar el problema del control de los misiles hipersónicos, y entonces volveremos al equilibrio del terror atómico de la Guerra Fría pero mucho más inestable e imprevisible.

También, aunque los rusos prevalezcan en esta nueva guerra en Ucrania, las consecuencias de varios años de sanciones y bloqueo frenarán a los rusos en la carrera de armamentos, y no sólo tendrán que hacer frente a los americanos si no también a sus vasallos europeos enrolados a la fuerza a participar en una nueva operación Barbarroja, o porque se sumen al carro del posible vencedor. Esto es lo que me temo que se está cociendo en el estado mayor francés, como han publicado en su nueva estrategia y preparación para la guerra, ya asumen que las armas nucleares dejarán de ser disuasorias porque se anulan respectivamente, y que una guerra convencional a gran escala contra Rusia es posible. Puede que se equivoquen como antes, pero me parece que esta vez tienen razón en que las guerras futuras no se ganarán con armas de precisión y aviones teledirigidos, como creen los británicos y americanos.

En mi opinión por ello, pienso desde el comienzo de la guerra que la solución ideal para los rusos es provocar un cambio de régimen en Ucrania, o mediante invasión y anexión, o crear un ejército de liberación de Novorusia que extienda la guerra civil a todo el país y llegue hasta Kiev.

Otra posibilidad, aunque parezca paradójico, es que al bando en inferioridad numérica le es ventajoso abrir varios frentes. Podría expulsar a los invasores americanos de Siria, bloquear los países Bálticos, que hoy en día son irrelevantes para Rusia, sin importar la discriminación de las minorías rusas, pero caso de guerra representan una cabeza de playa peligrosa que debe ser eliminada, o forzar a Georgia a capitular y reconocer la independencia de Abjasia y Osetia, o incluso ir más lejos y apoyar a Serbia en la reconquista de Montenegro y Kosovo. Como a río revuelto, ganancia de pescadores, una guerra en Europa podría reactivar todos estos conflictos latentes aún sin ser la intención del Kremlin, y lo que es más importante, podría extenderse, por ejemplo, Irán para lograr sus objetivos, podría cerrar el estrecho de Ormuz , y China invadir Taiwan.

En el momento en que la hegemonía americana se debilite, habrá muchas cuentas pendientes que saldar.

Mi pronóstico, tratando de adivinar qué hará Putin, basado en la experiencia anterior: Ante una nueva escalada, guerra limitada como la de Georgia, derrota parcial de Ucrania, liberación de Donbass, y nuevo congelamiento del conflicto para esperar a que en Berlín entren en razón y decidan que es mejor ser socios de Moscú que siervos de Washington, o que en unos años estalle la guerra entre China y USA, o que caiga USA por sus contradicciones internas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .