Después de Bakhmut ¿qué?

Después de Bajmut ¿que? , la nueva estrategia de Estados Unidos.

21 mayo, 2023

M. K. BHADRAKUMAR, DIPLOMÁTICO SENIOR DE LA INDIA

Altos funcionarios estadounidenses, ya han desarrollado un plan para transformar la guerra de Ucrania en un «conflicto congelado» similar a lo que ocurre en la Península de Corea o en Cachemira, pero… Rusia simplemente no se dará la vuelta ni observará pasivamente a EE. UU. integrando a Ucrania a la alianza occidental creando una herida abierta y permanente en sus fronteras occidentales.

.

La declaración de 2700 palabras de los líderes del G7 sobre Ucrania , emitida en Hiroshima después de su cumbre, pasó por alto la cuestión más candente de hoy en día: la llamada contraofensiva ucraniana contra las fuerzas rusas.

Es un silencio ensordecedor, ya que circulan rumores sobre la desaparición del comandante en jefe de las fuerzas armadas de Ucrania, el presidente Vladimir Zelensky ha estado evitando regresar a su país con una interminable gira con fines publicitarios. Ya ha visitado: Helsinki, La Haya, Roma, El Vaticano, Berlín, París, Londres y Jeddah e Hiroshima. Parece que algo está podrido en Dinamarca

Al finalizar la cumbre del G7, el jefe del PMC de Wagner, Yevgeny Prigozhin, anunció el sábado que la operación rusa para capturar el centro de comunicaciones estratégicas de Bajmut, que duró 224 días, se completó con éxito, superando la resistencia de más de 80.000 soldados ucranianos.

Es un momento doloroso para Zelensky, quien se había jactado ante los legisladores estadounidenses en diciembre pasado que “al igual que la Batalla de Saratoga (en 1777 durante la Guerra por la independencia de EEUU) la lucha por Bajmut cambiará la trayectoria de nuestra guerra por la independencia. y por la libertad.”

Mientras tanto, para distraer la atención, ahora se habla de un sutil cambio en la política estadounidense con respecto al suministro de aviones de combate F-16 a Ucrania en un futuro indeterminado. En realidad, nadie puede decir cómo se encontrara el estado ucraniano cuando lleguen los aviones, ¡ si estos llegan! Según medios informados la Administración Biden todavía parece vacilar entre dos posiciones . Los F-16 son un arma muy importante para la su exportación; ¿Qué pasaría si los rusos los destruyeran en vuelo y arruinaran su prestigio?

Los rusos parecen haber llegado a la conclusión que sólo una victoria total hará que los estadounidenses y los británicos entiendan que Moscú habla en serio sobre los tres objetivos detrás de la operación militar especial : uno, seguridad y protección de la comunidad étnica rusa, con derecho a vivir en paz y dignidad en los nuevos territorios; dos, desmilitarización y desnazificación de Ucrania; y tres, una Ucrania neutral, soberana e independiente liberada de Estados Unidos y que deje de ser un vecino hostil.

Sin duda, los niveles sin precedentes de hostilidad estadounidense hacia Rusia solo han endurecido la determinación de Moscú. Si la alianza anglosajona sigue con su escalada, la campaña rusa bien puede expandir la operación a toda la región al este del río Dniéper. Los rusos entienden que esta guerra será larga y la pelota está ahora en la cancha estadounidense.

Lo que me viene a la mente es un discurso del presidente Vladimir Putin cuando en julio del año pasado habló en la Duma: “Hoy escuchamos que quieren derrotarnos en el campo de batalla. ¿Bien, qué puedo decir? Dejemos que lo intenten. Hemos oído hablar que Occidente quiere luchar contra nosotros ‘hasta el último ucraniano’. Esta es una tragedia para el pueblo ucraniano, pero parece ser la opción que ha elegido la OTAN. Pero, ellos deben saber que aún no hemos comenzado nada en serio”.

Bueno, la operación rusa finalmente comenzó «en serio», por tanto las inquietudes detrás de la demora rusa son totalmente explicables. En ese discurso Putin también quiso dejar en claro que “Occidente debe saber que cuanto más dure la operación militar especial de Rusia, más difícil será para ellos negociar con nosotros”.

Esto implica que la pregunta más importante de este momento es: ¿que ha pasado la contraofensiva ucraniana? Las fuerzas rusas tienen una superioridad abrumadora en todos los sentidos. Incluso si el núcleo duro de las fuerzas ucranianas -entrenadas en Occidente-, que suman entre 30 y 35 000 soldados, logran algún avance en la línea del frente de 950 kilómetros de largo, ¿qué puede suceder a continuación?

No se equivoquen, seguirá un contraataque ruso tan masivo que el ejército ucraniano solo pueden terminar en una trampa de fuego y sufrir grandes pérdidas. ¿Entonces, que habría logrado con la contraofensiva el eje anglosajón?

Además, el ejército ucraniano se habrá agotado tanto que nada impedirá que las fuerzas rusas avancen hacia Kharkov y Odessa. Aquí radica la paradoja. Porque, a partir de ese instante, los rusos no tendrán con quién hablar en Kiev.

Si se repite el comportamiento estadounidense en Vietnam, Afganistán o Irak y Siria, tendremos algo a lo que atenerse. La reciente experiencia histórica nos dice que Washington no hará nada. El analista estratégico estadounidense, David MacGreggor (coronel retirado) ha dicho a principios de esta semana en la televisión:

“Puedo decirles que Washington no va a hacer nada. Lo he advertido antes …nosotros los Estados Unidos no somos una potencia continental, no somos una potencia terrestre, excepto en nuestro propio Hemisferio. Somos principalmente una potencia aeroespacial y marítima, al igual que Gran Bretaña. ¿Y qué significa eso? Cuando nos va mal, volvemos a casa… Eso es lo que hacemos siempre. Simplemente nos vamos. Y creo que eso está en la agenda ahora”.

El silencio sepulcral de la declaración del G7 sobre la contraofensiva ucraniana es comprensible. La declaración del G7 debe yuxtaponerse con un informe que apareció en Politico en la víspera de la cumbre de Hiroshima. La revista citando a altos funcionarios estadounidenses, explicó ​​​​que ya hay un plan para transformar la guerra de Ucrania en un «conflicto congelado» similar a lo que ocurre en la Península de Corea o en Cachemira.

Funcionarios del Pentágono le contaron a Político que los recientes paquetes de ayuda militar a Ucrania reflejan un “cambio a una estrategia a largo plazo” de la administración Biden. Según estos funcionarios ya se está hablando con Kiev sobre la naturaleza del futuro de Ucrania.

Si la membresía de Ucrania en la OTAN se estanca, las garantías occidentales podrían variar desde un acuerdo de defensa mutua al estilo del artículo 5 de la OTAN hasta acuerdos de armas con Ucrania similares a los utilizados con Israel , de tal manera que “el conflicto se mantenga entre una guerra activa y un enfrentamiento frío”.

De hecho, la declaración del G7 comenzó a conceptualizar la «europeización» de Ucrania con reformas para establecer una economía de mercado impulsada por el sector privado y las instituciones financieras occidentales, y , por supuesto, manteniendo la capacidad militar disuasoria frente a Rusia.

Es bastante asombroso. Mientras se aclara la falsa narrativa, sostenida por los medios occidentales, que hablaban de una derrota militar de Rusia en Ucrania y del derrocamiento de Putin, ya se está levantando otra narrativa, esta vez quieren convencernos que Rusia simplemente se dará la vuelta y observará pasivamente a EE. UU. integrando a Ucrania a la alianza occidental creando una herida abierta y permanente en las fronteras occidentales de Rusia. Una amenaza que pretende consumir recursos rusos durante las próximas décadas y complicar los lazos con los vecinos.

Sin embargo, la reacción del canciller ruso Lavrov a la Cumbre del G7 confirma que Moscú no caerá en la trampa de un “conflicto congelado”. Su declaración es contundente:

“ ¿ Habrá que echar un vistazo a las decisiones que se están debatiendo y adoptando en la cumbre del G7, en Hiroshima y, que tienen como objetivo la doble contención de Rusia y la República Popular China? Allí se anunció en voz alta y clara que el objetivo es derrotar a Rusia en el campo de batalla, sin detenerse en este momento táctico, porque después quieren eliminarnos como rival geopolítico. Esta decisión, por así decirlo, incluye el acuerdo de imponerse sobre cualquier otro país que reclame un lugar independiente en el mundo, El G7 ha dicho que estos países serán considerados como enemigos y habrá que reprimirlos.”

Lavrov también señaló que expertos militares del G7 está discutiendo abiertamente escenarios destinados a una ruptura territorial de Rusia, y “no ocultan que la existencia de Rusia como un centro independiente es incompatible con el objetivo de la dominación global de Occidente… Tenemos que dar una respuesta firme y consistente a la guerra que se nos ha declarado ”.

También es cierto , que no todos los estadounidenses son incapaces de ver la guerra a través de los ojos de Rusia. Lea aquí una carta pidiendo un poco de cordura a Washington . Está escrita por un grupo de distinguidos exdiplomáticos y oficiales militares asociados a la Fundación “Eisenhower Media Network” . Por cierto, pagaron para que saliera en el New York Times, pero el resto de medios del establishment optaron por ignorarlo.

11 comentarios en “Después de Bakhmut ¿qué?

  1. Al margen de que esta batalla sea o no el Alepo del conflicto, y al hilo de buena parte de las cuestiones que se plantean en la entrada, queda claro que la falta de conocimiento y comprensión cultural del bando rival es una característica demasiado común de los conflictos en que ha estado involucrado EEUU. Diría más bien que de los políticos de EEUU, por no hacer una metonimia injusta. Una pena, tratándose de un gran país, tener una clase política -una oligarquía- tan codiciosa y vil.

    El esquema mental eslavo y en particular ruso es muy diferente del anglosajón -ahora práctica y trágicamente también nuestro-. No creo que Rusia planee ni permita congelar este conflicto y vivir siempre pendiente de una espada de Damocles, con la inestabilidad tocando todos los días a las puertas de su casa. Antes es preferible poner toda la carne en el asador, conquistar Ucrania entera empleando todos los medios a su alcance, esta vez sí.

    No creo en ningún contrataque ucraniano. Para que este se dé, o para que se dé con garantías de éxito y no convertirse meramente en un suicidio, ha de poseer superioridad manifiesta en algún aspecto. Y no la ha demostrado en ninguno, ni siquiera podría decirse hoy en día que en número de efectivos; no lo sabemos pero podemos permitirnos dudarlo.

    Una acción a la desesperada como la que sugiere el mariscal Zhukov en otra entrada que podría ordenar Z, llegar hasta Bélgorod, no me parece descartable, pero sí demasiado drástica y definitiva, porque se trata de invadir territorio histórico ruso (no dudo que parte de la Ucrania actual también lo es) y en ese momento no dudo que el Kremlin empleara toda su contundencia en repelerla, lo cual incluiría armas nucleares tácticas en la retaguardia ucraniana. Como dicen, sobre aviso no hay engaño, y bien lo ha avisado hasta el mismo Putin creo que aludiendo particularmente a esta clase de incursiones y a las acechanzas sobre Crimea.

    Encontré hace unos días un vídeo con las opiniones de un especialista… No me parece haberlo visto en este blog, pero me parece como mínimo interesante por lo juicioso del entrevistado, a pesar de que no coincido con algunas de sus opiniones. Por ejemplo, no estoy de acuerdo con que Rusia haya demostrado incapacidad al tardar tanto en tomar Artemivsk. Eso me parece muy simplista, porque el asedio ha sido utilizado para seguir desangrando al contrincante, para emplear el lance como campo de entrenamiento y a la vez para prestigiar internacionalmente al grupo Wagner, que ha salido muy reforzado.

    Saludos a todos.

    Le gusta a 3 personas

    • Bueno, como era previsible, para mí, han lanzado una incursión terrorista contra Belgorod, lo que demuestra dos cosas:
      1) que no pueden hacer nada más que algo para hacer ruido
      2) que este sector está desguarnecido por ambos bandos lo que resulta muy, muy extraño

      Mi opción favorita si yo fuera el mando ruso, y la he repetido muchas veces es un ataque desde Belgorod para flanquear la posición ucraniana y aislar a todas las fuerzas que están al otro lado del río Oskol. Que los rusos no lo hayan hecho es un misterio, claro que la concentración de fuerzas no se podría ocultar y el enemigo reforzaría su posición y se atrincheraría entre los dos ríos.

      Da la sensación de que ambos bandos han empeñado todas sus fuerzas en los frentes de Donbass y Zaporozhe y el resto de la frontera está «en el aire» con fuerzas simbólicas de seguridad. Si es así, aparte de la maniobra propuesta, sería también más posible una repetición de la fase inicial de la operación especial, una ofensiva a través de Chernigov y Sumy hacia Kiev.

      Le gusta a 3 personas

  2. Hoy, en la revista Ejércitos, han publicado este mapa:

    No me lo creo ni d elejos, por diversas razones, pero me parece interesante compartirlo.
    Mi pregunta, que creo que coincide con la de muchos otros, es dónde se ha metido el ejército ruso. Tenemos en acción a Wagner, a los chechenos, y a las milicias de Donetsk y Lugansk. De las tropas regulares rusas se habla poquísimo.

    Puede ser una estrategia. O vete a saber…

    ¿Cómo lo ven, señores?

    Le gusta a 1 persona

    • Disculpe que hable desde mi desconocimiento Strahler porque no soy un experto.
      Yo descarté desde el primer momento cruzar el río desde Jersón, me parece demasiado temerario. Las presas de Zaporizia llevan acumulando agua desde inicio de la temporada y están llenas a reventar. Si el ejercito ruso intentara cruzar y fuera ucraniano, haría una operación como la Inundación de Rio Amarillo de 1931 para evitar la operación. Si fuera ruso quizás ni haría falta destruir la presa la cobertura aérea haría el resto.
      Avanzar hasta Melitopol o Mariupol… Como decía mi abuelo: El día antes la gente madruga mucho. Es decir, de boquilla sí, pero ponerlo en la práctica es otro cantar. Aunque después de Bajmut veo que la cúpula ucraniana/Otan estaría dispuesto a cualquier sacrificio sin sentido para llevar a cabo una operación. No recuerdo ninguna ofensiva que haya tenido éxito sin cobertura aérea desde Vietnam. Y Ucrania no tiene ahora mismo mucha jungla que brinde protección.
      El ejército regular ruso, sigue entrenando. Tienen que tener una destreza pasmosa a estas alturas.

      Me gusta

      • «El ejército regular ruso, sigue entrenando. Tienen que tener una destreza pasmosa a estas alturas.» La verdad es que no, no se hace un ejército en seis meses. Las armas técnicas, como la aviación, la artillería y los blindados tienen buen nivel de pericia técnica, pero por desgracia la infantería tiene mucho que aprender y mejorar el mando, la comunicación por radio y la cooperación inter armas. Los planes de ofensiva que mencionaba en mi comentario son válidos y de pura lógica, pero no sabemos hasta qué punto el ejército está maduro para una ofensiva a gran escala. Quizá necesiten otro par de meses, entre adiestrar a las tropas para la maniobra a gran escala por divisiones, y para acumular suficiente munición de artillería para una ofensiva. Dadas las quejas sobre la falta de esta, que ya empezaron el verano pasado, que se ahorraba munición para tener reservas para responder a la ofensiva ucraniana, me temo que es verdad lo que decía Kot Ivanov en su blog, que las reservas soviéticas daban para un año de guerra y ya se han consumido, y la producción de las fábricas todavía no basta para cubrir necesidades y además acumular una reserva. El problema se irá solucionando con cada mes. Si fuera crítico Rusia importaría munición de Irán o de Corea del Norte, pero no parece tan grave, el Kremlin prefiere ahorrarse dinero y fabricar la munición en Rusia que importarla, aunque lleve más tiempo.

        Me gusta

  3. Graivoron, combates de baja intensidad en Graivoron pero combates al fin y al cabo.
    Esta localidad es un puesto fronterizo localizado entre Sumy y Járkov visto desde Ucrania y al suroeste de Belgorod visto desde Rusia.
    Antes de la infiltración, 24-48 horas antes, la artillería ucraniana estuvo lanzando pepinos por la zona.
    Con el plano en la mano se observa que la retaguardia rusa, en los distritos militares Occidental y Meridional, se conforma en una red de bases que se conectan unas con otras: Kursk-Voronezh-Saratov-Volgogrado-Rostov del Don-Krasnodar, son las responsables estratégicos del suministro de hombres, equipo, etc, etc del ejército ruso en el teatro de operaciones.
    Desde esta red en forma más o menos de media luna creciente se distribuye la fuerza del ruso hacia la batalla.
    Una disposición muy significativa, los estrategas rusos de posguerra, al final, tenían razón, un posible ataque del enemigo del otro lado del telón de acero iría por Ucrania.
    Esa disposición se mantuvo con el paso del tiempo, con el cambio de la URSS a la Federación Rusa y el nacimiento de Ucrania como estado soberano e independiente y la deriva de este país, esta disposición de fuerzas lejos de quedar obsoleta ha demostrado ser, a la par actual y magistral.
    Otra cosa que tiene que agradecer el Kremlin a su pasado histórico reciente junto con las reservas de munición y equipos almacenados por toda la nación. En una guerra convencional de alta intensidad todo vale, hasta los T55…
    Quedó el plan y las reservas en los almacenes pero se relajaron en efectivos humanos, ya saben, al ruso le dió también por configurar un ejército para «pequeñas guerras», evidentemente lo están corrigiendo con esta guerra. La necesidad aprieta.
    Pero volvamos a Graivoron, a este puesto fronterizo desconocido hasta hace bien poco.
    Desde Kursk se envían efectivos y medios hacia Belgorod y desde Belgorod hacia su sureste a la frontera por Shebekino y hacia el suroeste a Zhuravlevka.
    Luego se distribuyen a lo largo de la frontera en esta zona.
    Grivoron queda un poco más al este no se «nutre» de Belgorod porque desde Kursk hacia Belgorod hay una bifurcación en Stroteil que vía Tomarovka y Borisovka les lleva a Grivoron. Ojo porque este puesto fronterizo no es un puesto fronterizo cualquiera, este puesto fronterizo es el mejor comunicado y cercano a la estratégica Poltava desde la frontera.
    Y los ucranianos, literalmente, están acojonados con la mera posibilidad de que el ruso intente algo más allá de molerlos a palos en el Donbás en esta fase de desgaste.
    Y la OTAN está con «la mosca detrás de la oreja» porque, al igual que nos pasa a muchos de nosotros, se preguntan, nos preguntamos ¿Dónde se localizan una parte importante de los efectivos rusos? porque no salen las cuentas, faltan y muchos… o todo es un gran «engaño» del Kremlin y hay lo que hay.
    Ese ataque artillero ucraniano en la zona previo a la infiltración es significativo, puede o se crea o se quiera comprobar que algo está cociendo el ruso allí, no se qué, pero algo, y la posterior infiltración muy probablemente sea para comprobar sobre el terreno, in situ, los resultados pq muchas veces el reconocimiento aéreo y satélites no termina de valorar correctamente el resultado, ya sea por las condiciones metereológicas, ya sea por las características del terreno o por ambas realidades.
    Pero la infiltración no es fácil y normalmente, salvo en Hollywood, casi nunca sale bien. Y de ahí los combates de baja intensidad en Graivoron y alrededores.
    Esta podría ser otra posibilidad, no es descartable.

    Le gusta a 3 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.